Bienvenidos al sitio oficial de Sergio Sarmiento

En esta página puedes encontrar todas las columnas, entrevistas y programas de Sergio Sarmiento.

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

Deporte y corrupción

Es cierto que en la antigua Grecia el deporte se convirtió en un rito religioso y espectáculo que generaba la atención de multitudes. Los originales Juegos Olímpicos eran tan importantes que durante su realización se suspendían las guerras que estaban teniendo lugar entre las distintas ciudades griegas. Los romanos mantuvieron algo de este gusto, pero sus espectáculos favoritos, como las carreras de carros tirados por caballos o los combates entre gladiadores, eran sumamente sangrientos. En el Medievo las justas entre caballeros eran también violentas, pero además sólo una porción muy pequeña de la población las veía. Leer más...

De nadie es la culpa

Todo el mundo le echa la culpa a alguien más, pero al final el daño recae sobre uno de los grupos más necesitados del país: los alumnos de las escuelas públicas de Oaxaca.

Leer más...

Las lecciones de la elección

Al final las elecciones del 7 de junio fueron más civilizadas y tranquilas de lo que se pensaba. A pesar de los intentos de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación por impedir los comicios, incluso a través del uso de la fuerza, pudieron instalarse 99.8 por ciento de las casillas en el país. Incluso en Guerrero y en Oaxaca, estados virtualmente tomados por los activistas de la CNTE, se instalaron el 97 y el 92 por ciento de las casillas respectivamente.

Leer más...
Si se logran reformas a fondo en materia fiscal y energética México podrá tener más inversión y mayor crecimiento, pero la mayor dificultad para el desarrollo de nuestro país en este momento es la inseguridad.

 

Hay quien piensa que esto no es cierto. México, dicen, ha estado recibiendo inversiones productivas muy importantes en los últimos años. Éstas han sido particularmente elevadas en campos como los electrónicos, la industria aeroespacial, los automóviles y las autopartes. De hecho, México se ha convertido en el principal proveedor de automóviles a los Estados Unidos desplazando a una potencia internacional como Japón. Claramente, nos dicen, los empresarios no se preocupan por la inseguridad en el país.

Estas inversiones, sin embargo, proceden de empresas grandes, muchas de ellas extranjeras. Las grandes firmas internacionales no mandan a sus dueños o principales directivos a trabajar a México sino que contratan la mayor parte del personal en la localidad. Los inversionistas no arriesgan así su tranquilidad o la vida en el país.

Para los pequeños empresarios mexicanos la situación es muy distinta. Estados como Tamaulipas, regiones como la Comarca Lagunera y ciudades como Acapulco están resintiendo serios problemas como consecuencia de la inseguridad. Muchos empresarios prefieren no invertir dinero fresco porque el éxito se recompensa no con una vida holgada sino con la angustia de las extorsiones, el secuestro y el homicidio. Hay zonas muy importantes de Tamaulipas, un estado que en el pasado fue reconocido por su prosperidad, que parecen hoy pueblos fantasmas. Muchos de los empresarios han malvendido sus casas y sus firmas y se han marchado. Otros mantienen sus negocios, pero envían a sus hijos a los Estados Unidos para estudiar o para fundar nuevas empresas.

Es cierto que la economía mexicana no ha dejado de crecer. Pero esto no significa que la violencia no represente un lastre. Si la delincuencia no estuviera aterrorizando a los pequeños y medianos empresarios, esos que forman la columna vertebral de la economía de cualquier país, seguramente estaríamos registrando tasas de crecimiento significativamente mayores a las que hoy han hecho que el país se ponga de moda entre las grandes empresas internacionales.

 

Twitter; @sergiosarmient4

 

BIGtheme.net Joomla 3.3 Templates

Twitter